Ir a la página de inicio
 
 
 
 
Inicio
Buscar
Noticias
Papeleos
Tu Historia
Galería
Recetas
Diccionario
Enlaces
Quiénes Somos
 

Volver a Noticias

El chupinazo inaugura nueve días de "ininterrumpido jolgorio y diversión" en San Fermín

Imagen: Encierros de San Fermín
Foto: AP

Miles de personas han dado la bienvenida una de las fiestas más emblemáticas de las que se celebran en España con el tradicional 'chupinazo' desde el balcón de la Casa Consistorial de Pamplona, que este año ha tenido particularidad a al hora de corear al santo.

Como ya había advertido días antes, el encargado de prender la mecha del cohete, el concejal de Aralar Javier Eskubi, prefirió no vitorear al santo "porque es agnóstico", y optó por gritar en castellano y en en euskera "viva las fiestas de San Fermín".

Honrar al santo

La alcaldesa de Pamplona Yolanda Barcina, que no quiso que las festividades de San Fermín arrancaran cojas este año, así que agarró el micrófono por sorpresa y decidió ser ella quien gritara el célebre "viva San Fermín, gora San Fermín", que fue coreado por los miles de asistentes que abarrotaban la plaza y sus aledaños.

Viva las fiesta se San Fermín

El acto fue seguido tanto desde la plaza del Ayuntamiento como desde otros tres escenarios de la ciudad -Paseo de Sarasate, parque de Antoniutti y plaza de los Fueros- en los que se instalaron pantallas gigantes para seguir en directo este acontecimiento con el apoyo, por primera vez, de dos intérpretes de lenguaje para sordos, sin que cayera ni una sola gota de lluvia, como advertían la previsiones del tiempo de hoy.

El diálogo con ETA, presente

Cuando faltaban escasos minutos para el mediodía, los concentrados repitieron un año más la escena de levantar sobre sus cabezas los pañuelos rojos en forma de triángulo a la espera de poder anudárselos al cuello con el estallido del cohete, mientras en el centro de la plaza podían verse una ikurriña gigante y dos pancartas, una de ellas en favor de la independencia.

Con las campanadas de las 12:00 horas, Eskubi, médico traumatólogo de 61 años, natural de Bilbao, prendió la mecha del chupinazo con el deseo, según comentó instantes antes, de que este momento sea "la explosión del proceso de paz".

Música y cava

Mientras se lanzaban el resto de cohetes desde el Ayuntamiento y se descorchaban cientos de botellas de cava, el único objeto contundente que las autoridades han permitido meter en la plaza, el público dio rienda suelta a la alegría y extendió la fiesta recién iniciada por el Casco Viejo pamplonés, que inmediatamente se llenó de música.

Un ambiente que se prolongará de forma espontánea y también organizada por el Ayuntamiento durante nueve días ininterrumpidos "de jolgorio y diversión" según el programa oficial que incluye un total de 302 actos, entre los que destacan los encierros y las corridas de toros.

Fuente: www.20minutos.es

 
     
 

© 2007 Itnas&Gheesh
Aviso Legal - Contacto